La violencia doméstica, o violencia de pareja íntima, es un tema difícil de discutir, pero es importante hablar de ello. Tener estas conversaciones difíciles es el primer paso para eliminar futuros problemas de violencia doméstica. Nadie merece ser abusado. Conozca los signos y el impacto de la violencia doméstica y ayude a los sobrevivientes a encontrar apoyo crítico.

La violencia intrafamiliar se puede definir como una patrón de comportamiento que establece poder y control sobre otra persona. Comportamientos que asustan, intimidan, amenazan y/o usan violencia física son algunos indicadores de violencia doméstica. Si bien a menudo se asocia con el abuso físico, la violencia doméstica también incluye el abuso verbal, psicológico, financiero, sexual, económico y espiritual.

Los signos de violencia doméstica o de pareja íntima incluyen:

  • Abuso físico: golpear, abofetear, empujar, agarrar, pellizcar, morder, tirar del pelo, negar atención médica a la pareja u obligar al consumo de alcohol y/o drogas, uso de la fuerza para atrapar a la pareja en su casa o echarla, uso de un arma para amenazar o lastimar a su pareja, o el uso de la fuerza física en situaciones sexuales.
  • abuso sexual: coaccionar o intentar coaccionar cualquier contacto o comportamiento sexual sin consentimiento, violación conyugal, ataques a las partes sexuales del cuerpo, forzar relaciones sexuales después de que haya ocurrido violencia física o tratar a alguien de una manera sexualmente degradante.
  • Abuso emocional: socavar el sentido de valía y/o autoestima de un individuo, la crítica constante, la disminución de las habilidades, los insultos o el daño a la relación con los hijos de una pareja.
  • Abuso económico: hacer o intentar hacer que un individuo sea financieramente dependiente manteniendo el control total sobre los recursos financieros, reteniendo el acceso al dinero o prohibiendo la asistencia a la escuela o al empleo.
  • Abuso psicológico: causar miedo mediante la intimidación, amenazas de daño físico a sí mismo, a la pareja, a los hijos o a la familia o amigos de la pareja, destrucción de mascotas y propiedad, u obligar al aislamiento de la familia, los amigos, la escuela y/o el trabajo.
  • Abuso asistido por tecnología: uso de teléfonos celulares, computadoras, redes sociales y otras herramientas electrónicas para acechar, acosar, intimidar, asustar, acosar o dañar a alguien de otra manera.
    • Acoso cibernético: un patrón de comportamiento amenazante o avances no deseados dirigidos a otra persona que usa Internet y otras formas de comunicación en línea y por computadora.
    • Acoso cibernético: daño deliberado y repetido infligido mediante el uso de computadoras, teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos.

Cualquiera puede ser víctima de violencia doméstica, independientemente de su edad, raza, género, orientación sexual o clase. Los menores, incluidos los adolescentes y los jóvenes, experimentan los mismos tipos de abuso en las relaciones que los adultos. Si usted o alguien que conoce ha sufrido violencia doméstica, recuerde— usted no está solo.

La recuperación de la violencia doméstica es absolutamente posible y alcanzable. Hay 31 organizaciones en Nuevo México que brindan servicios de violencia doméstica en algún nivel. Estos programas se pueden encontrar en 23 comunidades diferentes en todo el estado.

Encuentre apoyo inmediato para las personas afectadas o que causan la violencia doméstica en Treatment Connection: https://www.treatmentconnection.com/. Este sitio permite a quienes buscan tratamiento de salud mental y SUD para ellos o sus seres queridos encontrar proveedores de tratamiento locales aprobados por el estado. Treatment Connection es un servicio de la División de Servicios de Salud del Comportamiento (BHSD) del Departamento de Servicios Humanos de Nuevo México, y es una forma rápida y eficiente de conectar a los sobrevivientes de violencia doméstica para que los ayuden.

Para los jóvenes en Nuevo México, la ayuda está disponible a través de ReachNM, la línea de texto juvenil de CYFD para sospechas de abuso y negligencia. ReachNM pone a disposición personal especialmente capacitado para responder las preguntas de los jóvenes y conectarlos con el apoyo que necesitan las 24 horas del día, los 365 días del año a través de mensajes de texto. Si tiene preguntas sobre abuso o necesita ayuda, envíe un mensaje de texto al 505-591-9444.

Gracias por hacer el compromiso #DoseofWellness y comprometerse a identificar los signos de violencia doméstica.

Formulario de compromiso

Recursos

Recuerde participar en conversaciones sobre salud mental con otras personas y difundir el mensaje de que la salud mental es tan importante como la salud física: todo está conectado.